ONU RATIFICÓ QUE LA LEGALIZACIÓN DE LA MARIHUANA VIOLA LA NORMA INTERNACIONAL

Resaltó el peligro del uso recreativo de cannabis, aunque pidió no castigar con penas de prisión la tenencia para consumo personal.

La ONU cerró el debate sobre la legalización de la marihuana. En su informe anual advirtió que cualquier intento de permitir el uso recreativo del cannabis vulnera las convenciones sobre drogas. Recomendó, a la vez, que la personas detenidas con estupefacientes para consumo personal no reciban penas de prisión -sí tratamientos- e hizo un llamado concreto a frenar el avance de la marihuana legal, con críticas a los que aprobaron leyes en ese sentido, como Uruguay y algunos estados norteamericanos.

La situación de la Argentina fue analizada especialmente, ya que fue uno de las 13 países visitados el año pasado por expertos de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE). El documento mundial consigna elogios a los cambios y medidas relativos a la lucha contra las drogas implementados por la gestión de Mauricio Macri.

Incluso se destacó que “el Presidente de la República Argentina, en su discurso inaugural, mencionó la lucha contra el problema de las drogas como una de las tres prioridades centrales del Gobierno”.

También hubo una referencia a que “se han dado casos de fabricación de cocaína a nivel nacional”. Con esa definición de la ONU, otra polémica local quedó cerrada: la Argentina no es sólo país de paso para las drogas.

Advertencias

La JIFE hizo foco este año en alertar sobre los incumplimientos de pactos internacionales por parte de los estados que permitieron legalizar el uso de la marihuana. “Esas legislaciones son contrarias a los tratados internacionales”, consignó el organismo que se monitorea la situación mundial del narcotráfico y del consumo de drogas.

Y se alertó: “Las tasas de uso indebido [de drogas] pueden aumentar, especialmente entre los jóvenes, porque las medidas de legalización pueden influir en la manera de percibir los daños, en el sentido de que menos personas considerarán que el cannabis es perjudicial, lo que pone en relieve la necesidad de adoptar medidas de prevención más eficaces”.

En el informe se indicó que el uso medicinal de la marihuana puede estar dentro de lo aceptado por las convenciones de la ONU sobre drogas, pero que cada Estado debe regular muy bien esa situación para evitar desvíos hacia otros fines. “En los últimos años, los Estados han informado del aumento considerable de los niveles de THC en el cannabis incautado y del consecuente aumento de las reacciones adversas, como lo demuestra el incremento de los ingresos en salas de emergencias de los hospitales”, se afirmó.

(…)

Fuente: La Nación (Argentina).