LA NAVIDAD LLEGÓ A LA ESPERANZA

Con gran alegría nuestros beneficiarios crearon un show especial para entretener a sus familiares y hacerlos reflexionar sobre el sentido de la Navidad.

A la tradicional fiesta del Centro San Joaquín, se sumaron las celebraciones de los centros Madre Teresa de Huechuraba y Esperanza Joven de Recoleta

Los que por años estuvieron ausentes, esta vez fueron quienes quisieron darle un nuevo sentido a la Navidad y decirles a sus familias que están luchando por dejar atrás su adicción a las drogas y recuperar sus vidas.

Con esa consigna, hombres y mujeres que hoy se encuentran en proceso de rehabilitación prepararon distintas actividades para sus seres queridos.

Mientras en el Centro Madre Teresa los hijos, sobrinos, hermanos padres y esposos de nuestras usuarias compartieron  el nacimiento del Niño Jesús; en Esperanza Joven a través de la música expresaron sus sentimientos y las ganas de salir de la adicción especialmente por sus familias. Estas celebraciones fueron muy emotivas ya que coincidieron con el proceso de cierre de ambos centros. Sin embargo, la sensación de haber cumplido exitosamente esta etapa, llenó de orgullo y gratitud a todos quienes compartieron estas actividades.

En tanto, el 24 de diciembre, desde muy temprano, cientos de personas se dieron cita en las inmediaciones del Centro San Joaquín de Corporación La Esperanza. Cinco equipos, más el grupo de Teatro realizaron un show donde destacaron la presencia del Viejito Pascuero y de su archienemigo El Grinch, pasando por Cachureos, la ya famosa Peppa Pig y superhéroes de la talla de Iron Main hasta Hulk.

La actividad comenzó con las palabras de la directora ejecutiva de la Corporación La Esperanza, Ana Luisa Jouanne, quien manifestó que  “Navidad simboliza el renacer…Tras años destruyendo sus vidas  y pasando la Navidad lejos de los suyos, hoy  tienen la oportunidad de celebrar  junto a sus familias e hijos”.

La actividad concluyó con la entrega de Cajas de Navidad y regalos para los niños. Esto fue posible gracias al aporte de aquellos que se hicieron parte en la Campaña “Regala Navidad, Regala Esperanza”, dando a cada residente la oportunidad de aportar a la celebración familiar, siendo este un signo más para demostrar que se puede volver a nacer y recuperar la dignidad.