Helmut (39 años /casado, tres hijos/ Se rehabilitó en 1998 en el Centro San Joaquín)

“Después de haber pasado una mala noche durmiendo en la calle, vi un aviso en el diario…estaba aburrido, ya no quería más, estaba cansado, agotado…entonces centré toda mi esperanza en ese pequeño aviso…lo único que pensaba era en morir. Y fui al otro día y no había cupo, yo me iba de vuelta camine media cuadra y salió la secretaria corriendo y me dijo que me iba a hacer un sobrecupo y me quedé ese día. Más que agradecido, yo tendría que darles las gracias de vivir y poder de entregar y enseñar a otros.”