EL ORIGEN

La cruda realidad de la droga en las poblaciones más pobres de Santiago, especialmente en la zona sur, nos inspiró a crear un espacio para ayudar a los más pobres entre los pobres, aquellos que nadie quiere recibir por su adicción. Fue así como el 28 de julio de 1995 surge en la comuna de San Joaquín, la Casa de Acogida La Esperanza, un espacio donde rehabilitar de manera gratuita a aquellas personas de escasos recursos con adicción severa al alcohol y drogas, que quieren recuperarse pero, carecen de la posibilidad de financiar un tratamiento.