EL DESAFÍO

La primera casa fue acondicionada gracias a la ayuda de los vecinos del sector, sin embargo era imperioso contar con un  lugar propio. Con el paso de los años, gracias al aporte de empresas, privados y de la Fundación Los Trapenses pudimos cumplir el  sueño de adquirir un terreno vecino y construir el “Centro San Joaquín”, espacio donde entregamos tratamiento ambulatorio y residencial.