APOYEMOS A CORPORACIÓN LA ESPERANZA EN SU DÉCIMA COLECTA NACIONAL

Con 21 años de trayectoria Corporación La Esperanza, ha tratado gratuitamente a más de 4.200 personas de escasos recursos adictas a las drogas y al alcohol.

 Los fondos recaudados son vitales para continuar con nuestro trabajo, especialmente para el Programa “Nacidos en La Esperanza”, destinado a último eslabón en la cadena de droga: el niño gestado en adicción.

Este viernes 5 de agosto, a partir de las 7:30 de la mañana, se llevará a cabo la Décima Colecta Nacional de Corporación La Esperanza, fondos que serán recaudados por voluntarios en distintas arterias de la capital, salidas de Metro, Supermercados y Malls.

La Corporación La Esperanza, es una institución sin fines de lucro, cuya misión es rehabilitar de manera gratuita a hombres y mujeres de escasos recursos que presentan consumo severo de drogas y alcohol. En la actualidad cuenta con tres centros: uno en la Región Metropolitana y los otros dos en las ciudades de Arica y Rancagua.

“Durante estos últimos años hemos visto como ha aumentado el consumo de drogas, especialmente en las mujeres. Es aún más complejo en el caso de las embarazadas, pues no son solo ellas las que están en adicción, sino también el hijo que llevan en su vientre”, enfatiza Ana Luisa Jouanne, directora Ejecutiva de Corporación La Esperanza.

Los dineros recaudados en esta oportunidad se destinaran para la mantención de los centros, pero especialmente para el Programa “Nacidos en La Esperanza”, un proyecto piloto único en Chile que se desarrolla en el Centro Santa María de la Esperanza (Rancagua). Este lugar se encuentra especialmente habilitado para recibir a madres que han consumido drogas durante el embarazo y tiene como objetivo no sólo rehabilitarlas a ellas, sino también a aquellos niños que fueron gestado en adicción. Al poder tratarlos a pocos días de nacidos, estos menores tienen mejores expectativas en su calidad de vida, pues se controlan una serie de variables como el síndrome de abstinencia neonatal, convulsiones, intolerancia al ruido y la luz.  El sistema permite tratar a madre e hijo de manera conjunta, generar apego, rehabilitarlos y conseguir reinsertarlos en la sociedad.

Los voluntarios se desplegaran en la Región Metropolitana, Arica, y Rancagua. Además, quienes lo deseen podrán realizar donaciones a través de Web Pay y transferencia electrónica.